miércoles, 10 de julio de 2013

¿Qué tiene que pasar para que dimitan?

Probablemente no se vivía una situación como la actual desde los últimos años de gobierno de Felipe Gonzalez, cuando a la crisis económica se sumaba el conocimiento de múltiples casos de corrupción que afectaban a casi todas las esferas públicas y de gobierno y cuando las revelaciones sobre los GAL apuntaban directamente al Presidente. A los que ahora se llevan las manos a la cabeza con el encarcelamiento de Bárcenas y la postura al respecto de los dirigentes populares les recuerdo la entrada de Vera y Barrionuevo en prisión arropados por gran parte de la cúpula del PSOE. No hace falta que me explaye en el  contexto económico actual, la contestación social a gran parte de las medidas del gobierno y, lo peor de todo, la sensación de podredumbre que invade la vida política española provocado, en gran parte, por la trama Gürtel y el escándalo Bárcenas sin olvidarnos de la trama de los ERE en Andalucía, Urdangarín y otros casos varios. Con esto no pretendo comparar a unos con otros, ni quiero que me llamen nostálgico ni pretendo entrar en el deporte nacional del "y tú más". Mi intención es recalcar que en España, ya se puede caer el cielo sobre nuestras cabezas que no dimite nadie ni, tan siquiera, es capaz de reconocer sus errores. Y yo me pregunto, visto lo visto, ¿qué tiene que pasar para que alguien dimita? Por si nuestros políticos tienen dudas les daré unas pistas.

¿Veremos una imagen como esta alguna vez en España?