miércoles, 30 de octubre de 2013

El Gran Hermano también vive en España

No, no se asusten, no he decidido cambiar la temática del blog y pasarme a la telebasura para aumentar la "audiencia". Me decanto, sin embargo, por la figura que pergeñó, allá por 1949, George Orwell en su novela 1984. La del dictador omnipresente y controlador en una sociedad sin libertades observada hasta el extremo. Sí, probablemente sea una exageración propia de una época donde las ideas totalitarias, de uno u otro signo político, se abrían paso en el corazón del siglo XX. Sin embargo, creo que a la mayoría de nosotros, o al menos a la mayoría relativamente leidos, se nos viene a la mente dicha distopía cada vez que nos asaltan noticias como las de las escuchas telefónicas, por parte de Estados Unidos, a diversos líderes europeos, como Angela Merkel, al menos desde el año 1999 administración Obama incluida. Por cierto, entre los drones, promesas incumplidas y espionaje vamos a acabar añorando a Bush... bueno, tal vez me he pasado, pero ya me entienden. El caso es que el espionaje, tan viejo como el mundo, no me sorprende lo más mínimo. Sí lo hace, sin embargo, el rosario de personajes escandalizados, llevándose la manos a la cabeza, que estamos viendo y oyendo en nuestros medios de comunicación estos días, culminando con la autorización, por parte de el Fiscal General del Estado a la fiscal de Sala encargada de la criminalidad informática, Elvira Tejada, a abrir unas diligencias de investigación sobre este asunto. Escándalo sí, pero no tanto, al fin y al cabo todos los países medianamente modernos cuentan con sistemas similares. Vamos, que el Gran Hermano también vive en España. Y no me refiero al de Mercedes Milá. Nuestros servicios de inteligencia cuentan con su propio juguete, llamado SITEL, desde hace casi una década.



miércoles, 23 de octubre de 2013

Presupuestos de 2014: ni sociales, ni de la recuperación


Cuando alguien le sugiere al ministro Montoro que se equivoca en sus políticas de tijeretazo continuo, él siempre replica que no hay dinero, que no puede hacer más. Yo creo que sí hay dinero. Algunas partidas del presupuesto no son necesarias, hay otras que serían evitables si el Gobierno llevara a cabo otro tipo de políticas y hay importantes ingresos potenciales que se desperdician por no incomodar al poder económico. Nuestro ministro, que acostumbra a faltar al respeto a los miembros de la oposición de forma chulesca e insidiosa y atenta continuamente contra la inteligencia de sus ciudadanos, debería cambiar ese discurso simplista del que hace acopio desde que nos martiriza con su presencia política.


domingo, 13 de octubre de 2013

La estafa de la deuda pública


En 2018 se estima que la deuda pública española será un 110,6% del PIB. El año que viene gastaremos un 10,3% de nuestro presupuesto en pagar los intereses de la deuda. Esto quiere decir, por ejemplo, que en 2014 pagaremos 6 veces más por los intereses de la deuda que lo que nos gastemos en investigación. ¿No os parece una barbaridad? ¿Y si os digo que si un banco central hubiera prestado al estado español dinero en los últimos decenios al mismo interés que se lo ha prestado el BCE a los bancos privados, nuestra deuda ahora sería de sólo un 14% del PIB?

Sede del Banco Central Europeo en Franckfurt

jueves, 3 de octubre de 2013

Rajoy ofrece a los japoneses mano de obra barata y precaria


Rajoy, presidente del gobierno español, está en Japón. Ha querido dejar claro el mensaje a los que se llevaron las olimpiadas que tanto ansiábamos: ”La crisis ya es historia” y “Hoy se habla de cuán grande va a ser la recuperación económica de España”. Don Mariano busca inversores en el país nipón y para ello engaña y vende sus trabajadores y jóvenes a precio de saldo.