lunes, 26 de marzo de 2012

Al PP se le atraganta Andalucía

Ayer, 25 de Marzo, se celebraron en Andalucía elecciones autonómicas. El PP ha obtenido el mayor número de escaños, 50, el PSOE 47 e IU 12. A pesar de ser el PP el partido más votado, seguramente el PSOE e IU pactarán para gobernar. El partido que gobierna España con mayoría absoluta no ha podido replicar la situación en la comunidad andaluza.



Griñán y Arenas



La campaña electoral no nos ha dado pistas sobre las soluciones al problema del paro en esta comunidad. Hay más de un millón de andaluces en el paro. Lo peor está por venir. Su tasa del 31,2 % de parados llegará pronto, según los expertos, al 34 %. El paro andaluz, incluso en las mejores épocas no ha bajado nunca del 12 %.


En Andalucía convergen una serie de factores que no benefician la creación de empleo según Luis Ángel Hierro, profesor del Departamento de Economía e Historia Económica de la Universidad de Sevilla: la mayor parte de la fuente de trabajo procede de la agricultura y del turismo que son actividades intermitentes por lo que la media del paro se hace mayor; hay un menor nivel de formación y de emprendedores; existe una falta de poder financiero fuerte que apoye la actividad productiva y no existe un centro económico que hace inviables determinadas industrias por la gran distribución de la población.


Históricamente Andalucía comenzó tarde a modernizar los sistemas productivos agrícolas y los mecanismos de emigración se hicieron a destiempo y no ayudaron a disminuir el paro en una sociedad rentista y sin industrialización, explica Antonio Miguel Bernal, catedrático de Economía e Historia Económica de la Universidad de Sevilla.


Está claro que el paro andaluz es estructural, pero también está claro que los gobernantes de esta comunidad, es decir, los socialistas, se han esmerado poco en cambiar la situación, e incluso son responsables en gran medida de las desastrosas cifras de desempleo. Tampoco se ha luchado lo suficiente para cercenar esa lacra de la sociedad que es la economía sumergida. En 2009 alcanzó un lamentable 28,9 % del PIB frente al 20 % del conjunto de la economía nacional.


Frente a los socialistas, nuestra ministra de Empleo y Seguridad Social Fátima Báñez había pedido "tranquilidad total a los ciudadanos" para "un cambio tranquilo" y destacó que "el miedo" había que tenerlo "a las arcas vacías", "a los que mienten y ocultan la verdad", "a los que para beneficiarse han hecho corrupción con las políticas de desempleo, miedo a los que se lo llevan crudo en beneficio de tres socialistas". La ministra, con lo moderada que parecía, se puso en plan Alfonso Guerra. Lo malo, y dejando a un lado los excesos verbales de Báñez, es que su propuesta no está claro que vaya a acabar con el desempleo; es más, el día 29 hay una huelga general para presionar al gobierno a que modifique o retire su dichosa reforma laboral. Parece ser que los andaluces, vistos los resultados, no confían en la política de recortes del gobierno nacional, ni en los hipotéticos poderes mágicos de la reforma del empleo.  


El desempleo en Andalucía aumentó en el mes de febrero en 36.404 personas, un 3,61% respecto al mes anterior. Es el primer mes durante el que ha estado vigente la reforma laboral aprobada por el PP. Sé que es pronto pero, como hemos comentado antes en este blog, una reforma que casi generaliza el despido con indemnizaciones de 20 días por año trabajado y con lo necesitadas que están las empresas de soltar lastre en forma de despidos debido a la crisis, no generará empleo a corto plazo, y habrá que ver, si sigue la crisis, si a medio y largo plazo esta reforma servirá para confirmar lo que predica la ministra: “el PP es el partido del empleo” (sin que los que se coloquen sean sus familiares, claro).

Habrá que ver si el pack PSOE-IU consiguen ponerse de acuerdo y si sus programas serán capaces de cambiar el panorama andaluz, que no es muy halagüeño. Hace pocos días, el coordinador general de IULV-CA, Diego Valderas, calificó de "locura" y "atraso" el recorte de presupuesto que supondrá el objetivo de déficit del 1,5 por ciento fijado para las comunidades autónomas en 2012, y ha pronosticado que llevará a Andalucía a una situación mayor de desempleo. Criticó al PSOE porque aplaudía este tipo de recortes y dijo que había que apostar "por otras políticas, sobre todo fiscales".