lunes, 20 de agosto de 2012

Alternativas al recorte de lo esencial


En el anterior post titulado “Los cómplices del PP” recibimos un comentario al que intenté contestar. Pero viendo que la respuesta se extendía considerablemente pensé que sería más conveniente convertir este diálogo en una nueva entrada. Os recuerdo el comentario:
Es muy fácil criticar sin aportar ninguna solución. Si el anterior gobierno no se hubiese dedicado a despilfarrar el dinero, la actual ejecutiva no se vería en la obligación de hacer recortes.
Veo que criticas mucho sin aportar nada, tal vez, para variar, podrías aportar alguna posible solución que no sea la de la austeridad y el ahorro, porque si no se cumplen las políticas de la unión europea (que si estamos dentro es para cumplirlas) se cerrará el grifo y a ver que pasa después. Entonces si que lo vamos a pasar realmente mal.
Así que ya sabes, menos criticar y más agradecer.”   

Esta es la respuesta:

Lo primero, agradecer tu punto de vista aunque no sea compartido.

Lo que se critica es de dónde se recorta. Nadie defiende el despilfarro y el gasto sin sentido, pero ni ahora ni cuando no había crisis. El anterior gobierno no hizo las cosas demasiado bien y tiene parte de culpa de la situación actual. Ahora, cuando criticáis con razón al PSOE por despilfarro deberíais criticar también a los gobiernos autonómicos del PP por la misma razón. No nos olvidemos de la Comunidad Valenciana que ha sido la primera comunidad en pedir el rescate. Ya estamos un poco hartos de la justificación de los recortes por la actuación del anterior gobierno: el PP también es responsable porque hizo lo mismo o peor en las comunidades donde gobernó.

Por otra parte, tenemos todo el derecho a criticar lo que pensamos que está mal. Faltaría más. Es la base de un sistema democrático y es justo y necesario en una sociedad sana. Hemos propuesto o sugerido ideas de medidas alternativas a las que lleva a cabo este gobierno en numerosos post de este blog, tanto de ahorro o recorte como de aumento de ingresos sin que se vea afectado negativamente nuestro estado del bienestar precisamente para cumplir con lo que tú llamas “las políticas de la Unión Europea” que no son en este caso otra cosa que la exigencia del pago de la deuda por parte de Alemania y sus bancos incluido el BCE. Te recuerdo unas cuantas propuestas:

En “La Gran Estafa” :

"El secretario general del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, ha asegurado que si se redujera a la mitad la economía sumergida, se recaudarían unos 38.500 millones. Según Mollinedo esto se podría conseguir definiendo de nuevo las competencias para lograrlo, aumentando responsabilidades y centrando el foco de la investigación en las grandes empresas en vez de en los pequeños contribuyentes.

La Iglesia católica va a continuar recibiendo unos 10.000 millones de euros al año entre subvenciones directas, donaciones económicas, cesiones de terrenos y exenciones de impuestos como el IBI, que es, precisamente, uno de los que ha incrementado el Ejecutivo del Partido Popular. Para evitar esta sangría se podría modificar la Ley de Libertad Religiosa suprimiendo los privilegios eclesiásticos y proclamando como se empezó a redactar la "neutralidad religiosa del Estado" para evitar que cualquier acción de las administraciones públicas pueda interpretarse como un apoyo hacia una u otra confesión religiosa.

Se podrían obtener por ejemplo, 2.948 millones gravando una tasa de actividades financieras, aumentando los impuestos de los superbeneficios de los banqueros, 2.552 millones manteniendo el impuesto de sucesiones, 862 millones modificando el importe de las multas dependiendo de los ingresos del sancionado, tal como ha hecho Finlandia y 643 millones creando nuevos tramos de IRPF para las rentas superiores que se han beneficiado de la reducción de impuestos en los últimos quince años."

En “El martirio inútil de los mil y un recortes”:

"Otra vez, los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) defienden la puesta en marcha de un conjunto de medidas que permitirían ingresar más de 63.300 millones adicionales cada año. Esta cantidad sería suficiente para reducir el déficit del 8,9% del pasado año hasta un nivel inferior al 3% que hasta el momento ha exigido Europa para 2013.

El colectivo destacó que muchas de estas propuestas podrían aplicarse desde este mismo año, lo que permitiría relajar las políticas de ajuste y la adopción de medidas contrarias al crecimiento, como una contraindicada subida del IVA que perjudica a pensionistas y mileuristas, con la que el Gobierno pretende recaudar unos 8.000 millones de euros (casi ocho veces menos).

A parte de las medidas que propone la gente de GESTHA orientadas a que la presión fiscal recaiga sobre los que más tienen se podría abaratar la contratación de trabajadores, en vez de abaratar el despido. Aunque esto suponga un decremento en los ingresos de la Administración, si trabaja más gente, más se consume, aumenta la confianza y las empresas irán mejor, podrán invertir y ésto ayudará a reactivar la economía.

También puede el gobierno impulsar la inyección de crédito de las entidades bancarias rescatadas en el particular y en las empresas para dinamizar y reanimar la economía. No tiene sentido salvar bancos y no exigir o fomentar la concesión de préstamos para revitalizar la economía."

En “La burbuja política”:

"No hace falta ser un entendido en la materia para saber que no tiene sentido que entre administración central, autonómica y local haya 22.000 vehículos oficiales o que está fuera de toda lógica que haya 170 delegaciones autonómicas por todo el mundo, cual embajadas, con un coste anual de alrededor de 500 millones de euros. En España hay 26.000 empresas públicas autonómicas y municipales incluidas 118 cadenas de televisión, con el agujero que estas suponen para nuestras arcas.

Según la Fundación Progreso y Democracia, vinculada al partido UPyD, las duplicidades de funciones y competencias suponen un sobrecoste, entre ayuntamientos y comunidades, de alrededor de 32.000 millones de euros. Según Esperanza Aguirre el ahorro tras la devolución de competencias al Estado podría ascender, aunque no explica cómo, a los 48.000 millones. "

En “Televisiones, agujero negro”:

"Las trece cadenas autonómicas costaron a las comunidades autónomas alrededor de 2.850 millones de euros en 2010 según un estudio encargado por la asociación de las televisiones privadas (UTECA) a Deloitte. De esta cantidad 1.918 millones corresponden a subvenciones y tasas, 396 millones en aportaciones patrimoniales y otros 536 millones relativos a sus pérdidas. El coste neto para cada hogar español fue ese mismo año de 152 euros. Estos datos arrojan un hecho curioso en la actual situación de crisis económica. Mientras nuestros dirigentes recortan en Educación o Sanidad las subvenciones que reciben las televisiones públicas aumentaron un 57,8 por ciento en dicho año, coincidiendo, todo hay que decirlo, con la supresión de publicidad en la RTVE que benefició, y mucho, a las televisiones privadas.

Para entender estas cifras nada mejor que unos ejemplos significativos. Los costes de Canal Sur superan los 232 millones de euros y los de la televisión catalana se disparan a los 324 millones; Canal 9, la televisión pública valenciana, tiene más de 1.800 trabajadores, una plantilla superior a Tele 5 y Antena 3 juntas; la televisión autonómica de Baleares llegó a consumir el 3,48% del presupuesto autonómico."

Y por último, en cuanto al agradecimiento al PP, como no soy de la iglesia, ni pertenezco a la familia real, ni soy especulador, ni inmensamente rico, me guardaré esas gracias para cuando mi gobierno deje de destruir a golpe de decreto nuestros derechos sociales y laborales y trabaje para mantener un estado solidario que abogue por la redistribución de la riqueza y por el bienestar de todos sus ciudadanos.