jueves, 25 de octubre de 2012

Los niños a la escuela, las niñas en casa

Supongo que ya estarán todos al corriente de cómo los talibanes tirotearon la pasada semana a una niña pakistaní y dos de sus compañeras por su activismo por los derechos de la mujer, más concretamente por el acceso a la educación. Es un lástima que, para el gran público, haya adquirido relevancia por su, casi, martirio y no por su lucha previa. La situación que denuncia y por la que lucha Malala Yousafzai es la misma a la que se enfrentan millones de niñas en todo el mundo recluidas en sus casas por un sistema, social y cultural, machista que les niega el acceso a la más básica educación. En gran parte del mundo aún piensan que sólo los niños deben ir a la escuela y las niñas deben quedarse en casa. 

Malala Yousafzai, la joven tiroteada por los talibanes pakistanies

Tradicionalmente, hasta hace pocos años, casi todas las sociedades privilegiaban a los varones en cuanto a oportunidades educativas, de ahí la disparidad entre sexos que aún hoy se observan en el nivel de estudios y las tasas de alfabetización sobre todo entre la población de más edad. Afortunadamente, hay una gran mayoría de países, alrededor del 70%, que han logrado alcanzar la paridad en primaria, en secundaria o en ambos niveles. 

Obviamente el nivel económico y cultural, así como la religión, son factores que determinan el éxito en el objetivo deseable de la igualdad de género. Así vemos, como cabía esperar, que Europa Central y Oriental es la región más paritaria considerando los dos niveles de enseñanza a la vez.  En 18 de los 21 países de la región de los que hay datos se ha alcanzado la paridad en primaria y secundaria. Siguen otras dos regiones donde una mayoría de países también lo han logrado: Asia Central y América del Norte y Europa Occidental. Asia Meridional y Occidental, con un solo país, ocupa el último lugar en cuanto a número de países que han alcanzado la paridad en ambos niveles. El África Subsahariana, con solo dos de 35 países, presenta el porcentaje más pequeño en esta categoría. 

Sin embargo, el número de países, como es obvio, no se corresponde con el volumen de población. Es por esto que nos encontramos con que sólo un el 56% de los niños del mundo en edad de cursar primaria vive en países paritarios en este nivel de enseñanza y las cifras se reducen aún más en la secundaria: un 29% en el primer ciclo y un 15% en el segundo ciclo. De hecho, según el Instituto de Estadística de la UNESCO, actualmente dos terceras partes de los 875 millones de adultos analfabetos en el mundo son mujeres. En Asia meridional, casi tres de cada cinco mujeres son analfabetas, y se calcula que todavía la mitad de todas las mujeres en África y la región árabe son analfabetas. 


Colegio en Ghana. Visto en Blogisterio
Las barreras con las que se enfrentan las niñas y mujeres para acceder a una educación que podría ayudarles no solo en su realización personal si no a una mejora sustancial de sus condiciones de vida son de diversos tipos. Por desgracia, una de las primeras, en muchos casos la más importante, es la familiar. En muchos países las niñas asumen responsabilidades domésticas y familiares por lo que la educación de los varones es la prioritaria. Los padres estiman que la educación de sus hijas es una pérdida de tiempo y dinero, puesto que tienen previsto casarlas a una edad temprana. 

Estas expectativas familiares se ven amplificadas socialmente en países muy tradicionales en los que la única salida de la mujer es el matrimonio. Lógicamente, en dichos países donde los medios económicos son escasos unido a esta presión familiar y social no hay ningún interés por cambiar dicha situación y los sistemas escolares no favorecen una inversión de la tendencia. Por último hay una barrera, dígamos personal, que hace que los estudios sean una opción poco deseable. Si tienes que luchar con todo tipo de barreras, sociales, familiares y económicas, en pos de un futuro mejor tiene que haber una expectativa razonable de poder alcanzar ese futuro. Lo cual no es el caso en algunas sociedades donde el único futuro posible pasa por un matrimonio no deseado a una edad prematura. 

El problema es que mientras que en la mayor parte del mundo se está avanzando poco a poco hacía la igualdad en algunos países están retrociendo a pasos agigantados: 

En el mes de mayo el ministerio de Educación afgano informó que en once provincias donde los talibán cuentan con gran apoyo habían cerrado 550 escuelas. Según la Policía, los radicales islamistas usaron unos polvos tóxicos para contaminar el aire en las aulas y decenas de estudiantes perdieron la consciencia. El mes anterior, 150 alumnas sufrieron una intoxicación al beber agua contaminada. 

Irán, que tras la revolución islámica de 1979 se convirtió en uno de los primeros países musulmán en permitir a las mujeres acceder a la universidad, llegó en 2001 a tener mayor población femenina que masculina en el sistema educativo. Sin embargo, tras la victoria de Mahmud Ahmadineyad en 2005, se comenzaron a ver muestras de la intención de islamizar, desde el punto de vista más conservador, el sistema educativo. Recientemente Human Rights Watch ha denunciado que en 30 universidades del país las mujeres ya no podrán asistir a 77 cursos universitarios porque, según el el ministro de Ciencias, Investigación y Tecnología, Kamran Daneshjou, "es lo que contempla nuestra religión para nosotros”.


Protesta de mujeres iranies
No debemos olvidar que la educación es un derecho humano y un elemento indispensable para lograr la igualdad de oportunidades. Sin el acceso pleno en condiciones de igualdad a la educación la mujer no logrará jamás deshacerse del yugo opresor de unas sociedades machistas para las que las mujeres son seres inferiores cuya única misión es servir a los varones.




Por último les dejo con el comunicado, traducido como buenamente he podido, en el que los valientes guerreros muyahidines justifican su intento de asesinato de una niña de 14 años. Nótese como en todo momento usan el pasado para referirse a Malala puesto que pensaban que habían logrado su glorioso objetivo: 

“Malala Yousufzai era una espía de Occidente. Por este espionaje, los infieles le dieron premios y recompensas. El Islam ordena la matanza de los que están espiando para los enemigos… hablaba en contra de los talibanes mientras se sentaba con los extranjeros desvergonzados e idealizaba al mayor enemigo del Islam, Barack Obama.”
“Era utilizada para divulgar propaganda contra los muyahidines y para difamar a los talibanes. El Corán dice que hay que matar a la gente que se postula contra el Islam y las fuerzas islámicas.” 
"Nosotros no la atacamos por levantar la voz por la educación. Nosotros la atacamos por oponerse a los muyahidines y su guerra. La Sharia dice que hasta un niño puede ser asesinado si propaga contra el Islam."

Documentación relacionada:


ATLAS MUNDIAL DE LA IGUALDAD DE GÉNERO EN LA EDUCACIÓN


GENDER-SENSITIVE EDUCATION STATISTICS AND INDICATORS



Entradas relacionadas:




Cosas de la Sharia







Ser mujer es delito