domingo, 30 de octubre de 2011

Las Prisas del PNV


Hace poco más de una semana la banda terrorista ETA leyó su comunicado más esperado. Quizá no sea todo lo definitivo que esperábamos pero es un primer paso. Desde todos los ámbitos, pasada la euforia inicial, el mensaje es de cautela y paciencia. ¿desde todos los ámbitos? No, no todos, en la última semana hemos oído varias declaraciones de Iñigo Urkullu que delatan las prisas del PNV.

Declaraciones a diestro y siniestro 

Da la impresión de que en los últimos siete días haya hecho más declaraciones que en los últimos siete meses, o tal vez seamos nosotros, que le hemos prestado más atención. Ha pedido elecciones anticipadas, acercamiento de presos, mesas de partidos y un nuevo marco estatutario, o sea, más independencia, para 2015. 


Nada hubiera gustado más al PNV que estar al frente del gobierno vasco en este momento histórico para poder llevarse el mérito. Por eso es muy importante para Urkullu no perder protagonismo. Como no es el caso, necesita hacerse notar para no quedarse fuera de juego ya sea mediante declaraciones más o menos acertadas o reuniéndose con todo aquel que este dispuesto.

Las nueces de Arzalluz 

Hace ya muchos años, no hará falta que se lo recuerde, Arzalluz dijo aquello, perdonen que no sea literal, de unos mueven el árbol para que otros recojamos las nueces, refiriéndose al mundo de ETA y al PNV respectivamente. Una vez declarado el fin de las “acciones armadas” corre el riesgo de no obtener los beneficios de ser ese nacionalismo “bueno y pacifico” frente el nacionalismo “malo y violento” de ETA. Pero al paso que vamos, nos guste más o menos, y viendo los últimos resultados de Bildu en el País Vasco puede ser que las nueces electorales las recojan aquellos que estuvieron moviendo el arbol, hasta arrancarlo, durante cuarenta años. Es por esto que no pueden perder más tiempo y le hayan entrado las prisas al PNV.