martes, 17 de enero de 2012

La Reforma que viene

El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha pedido este lunes al Gobierno que diga con claridad qué es lo que quiere hacer con los cambios en materia laboral. Para iluminar un poco al dirigente sindical y como la enésima reforma laboral ya está siendo elaborada por el Gobierno del señor Rajoy, intentaré recordaros lo que dijo el PP que haría.


En su programa decían que iban a poner en marcha una reforma integral del mercado de trabajo. Es curioso que hablen de reforma integral cuando el PP colgó su programa electoral para las elecciones del 20N de 2011, el 30 de Octubre. Hasta ese día, en su página web, se podían leer una serie de puntos que formaban parte de su ideario programático. Uno de ellos proclamaba su intención de “Promover, en el marco del Diálogo Social, una reforma laboral similar a la acordada en 1997 que tenga como objetivo prioritario la creación de empleo y en especial, el fomento de la contratación indefinida bonificando las cotizaciones de los nuevos contratos”.


Es decir, pretendían hacer lo mismo que en 1997. Esperanza Aguirre incluso llegó a decir que la situación actual era muy parecida a la que había en España en el año 1996, año en el que el PP ganó las elecciones con José María Aznar.


De momento, la falta de acuerdo entre sindicatos y empresarios en cuestiones importantes, ha hecho que la discusión de los temas “en el marco del Diálogo Social” pase a ser cosa del pasado. La trampa ha tenido éxito: el PP sabía que no se iba a llegar a un acuerdo y ahora justificarán “su” reforma diciendo que no pueden esperar más ante la grave situación económica. El gobierno impondrá sus medidas que seguro que serán del agrado de la patronal.


Si los del PP son fieles a lo que prometieron nos podemos esperar, entre otras, las siguientes medidas:


Abaratamiento de despido a través del mayor fomento del contrato indefinido con 33 días de indemnización por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades. Esto será probablemente el paso previo a la desaparición del contrato con indemnización de 45 días con un máximo de 42 mensualidades.


Implantación de forma acompasada a la recuperación económica de un fondo de capitalización individualizado para cada trabajador para la cobertura frente al desempleo. El PP no ha explicado cuánto aportarán al fondo el trabajador, la empresa y el estado. Mucho tendrían que aportar para no verse reducida exageradamente la indemnización actual por despido.


Fomento de la colaboración con la empresa privada para gestionar los servicios globales de empleo.


Dar prevalencia absoluta a los acuerdos particulares entre empresa y trabajadores en detrimento de los convenios sectoriales de ámbito superior. O sea, que como tengas en tu empresa un comité “blandito”, vamos de esos que los “pone” la dirección, lo llevas claro.


Aumento de la flexibilidad para cambiar las condiciones de trabajo por parte del empresario, sobre todo en materia retributiva, funcional o de jornada.


Y reducción de la tipología de los contratos temporales, pero sin decir a qué la van a reducir.


En fin Toxo, como puedes comprobar, lo que es beneficiar al trabajador, poquito, poquito.