miércoles, 23 de noviembre de 2011

Los sofocos de Mariano

Esperando a que se constituya el nuevo gobierno después de las elecciones del 20N, el futuro presidente empieza a sentirse agobiado. No me extraña, pero ya sabías dónde te metías ¿no Mariano? 



Fitch, de las agencias de colocación le dice que “debe sorprender positivamente a los inversores con un ambicioso y radical programa de reformas estructurales y fiscales” y le pide “medidas adicionales”: vamos, que diga ya lo que va a hacer y que lo haga cuanto antes.

Merkel, le envió un telegrama, que hizo público el Gobierno alemán (del que el PP no dice ni mu), en el que le expresa que tiene “un mandato claro en estos momentos difíciles para España y Europa para decidir e implementar rápidamente las reformas necesarias”. (Ya estás tardando, le viene a decir).

El banco internacional HSBC señalaba que la falta de detalles sobre los planes presupuestarios del nuevo Gobierno dificulta hacer previsiones sobre la economía del país. Más de lo mismo.

Lorenzo Dávila, director de Investigación del Instituto de Estudios Bursátiles, pidió a Rajoy que deje de “sembrar incertidumbre” y revele cuáles son sus medidas para luchar contra la crisis y, sobre todo, que “defina el equipo” que se encargará de implementarlas.

HSBC y Dávila le advierten además que grandes recortes podrían llevarnos a una prolongada recesión.

El diario Financial Times, le dijo: “Señor Rajoy, la fiesta se acabó”. Ahora, diga usted con detalle las medidas que va a adoptar.

Los secretarios generales de CCOO y UGT le advirtieron de la necesidad de hablar con los sindicatos porque con recortes y duros ajustes no frenará el paro.

Por si fuera poco, el vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández dijo antes de las elecciones que el elegido tendría que tomar "medidas muy duras al día siguiente". En su opinión, el ganador de los próximos comicios (en este caso Mariano) debería de "coger el avión el día 22 a más tardar para explicar sus planes para el país" y viajar a "Bruselas, y luego a Berlín y a París". En cuanto a las medidas que el nuevo Gobierno debe adoptar de forma inmediata, Fernández puso en primer lugar una nueva reforma laboral "contundente" y no "a medias" como la aprobada en esta legislatura. (¡Qué jodíos, aprovechando cualquier momento para sacar tajada!). Por cierto, me acabo de enterar que los de la CEOE en breve van a presentar a nuestro presidente electo un informe con las medidas que debe tomar con urgencia.

¡Joder que agobio! Me estoy hasta mareando. Piensa Rajoy: ¿Por qué no me mordería la lengua cuando en febrero dije aquello de: “Como español, no me gusta que desde fuera me digan lo que hay que hacer”.


No te preocupes presidente. Tu paisano Rouco (otro presidente, pero este de la Conferencia Episcopal) te ha prometido "el apoyo espiritual" de sus oraciones y "las de todos los católicos" y "la específica y humilde colaboración" de la Iglesia católica. Pero Rajoy no deja de pensar: que Dios me perdone, pero yo creo que esto no lo arregla ni Él…

Zapatero, teniendo que hacer un ajuste de 15.000 millones de euros en dos años, en 2010 congeló las pensiones, recortó los sueldos a los funcionarios y quitó los 2500 euros que daba por hijo. Ahora, hay que hacer un ajuste de 18.000 millones para 2012, y esto si se cumpliera el objetivo optimista de este año (6% del PIB) que ya no se lo cree ni Zapatero.

Bueno, se consuela Rajoy, yo ya les avisé: lo único que no voy a tocar son las pensiones (eso espero), y ellos me han dado mayoría absoluta. El que avisa…