viernes, 3 de febrero de 2012

Rubalcaba y Chacón, ¿no hay más?

Hoy se ha iniciado el Congreso que debe marcar el futuro inmediato del Partido Socialista Obrero Español a corto y medio plazo. Dependerá de quien gane si también a largo plazo. Si lo hace Carmen Chacón, antes llamada “Carma”, probablemente sea también candidata a la Presidencia del gobierno en las próximas elecciones. Si por el contrario sale triunfante Rubalcaba, el Richelieu de nuestra política, lo más seguro es que sirva de puente para el próximo candidato. El posible tercero en discordia, Antonio Quero, se verá obligado a pasar la noche en vela si quiere conseguir los avales necesarios para presentarse.

Nunca he entendido porque en España para ser Presidente no hay que tener aparentemente ninguna preparación ni experiencia. Siempre he pensado que lo mejor sería, como en cualquier ámbito de la vida, empezar desde abajo e ir escalando posiciones hasta llegar a lo más alto. Felipe González alcanzó la presidencia del Gobierno con 40 años y sin ninguna experiencia previa en cuanto a gestión pública. Aznar lo hizo con 43 años aunque, en este caso, algo de experiencia tenía puesto que estuvo tres años como Presidente de la Junta de Castilla y León. Por su parte, Zapatero llego a la presidencia con 44 años y, al igual que su predecesor socialista, sin experiencia. Este último llego a la Secretaria del partido en unas primarias en las que parecía Bono el elegido. 

Esto quiere decir que muchas veces no es el más preparado ni el más válido el que alcanza las más altas cotas en su carrera. De esto todos conocemos ejemplos. En este caso es más importante de quien te rodeas, lo que prometas y conspires. No hay más que ver las acusaciones de juego sucio previas al Congreso de Sevilla.


Rubalcaba y Chacón en el Congreso del PSOE


Vayamos al lío, pues. Por un lado nos encontramos con Rubalcaba, como decíamos, el Richelieu de la política española. Miembro del partido desde 1974, se dice pronto, en breve hará cuarenta años. Desde sus inicios formando parte de diversas comisiones, tanto parlamentarias como en el partido, fue escalando hasta la secretaría de Estado de Educación en 1988 para posteriormente ser ministro de Educación y Ciencia en 1992. Desde entonces siempre ha estado en primera linea de fuego de la política española. Sin ninguna duda cuando más expuesto estuvo fue durante la ultima legislatura de Felipe Gonzalez cuando, siendo Ministro de la Presidencia y relaciones con las cortes, tuvo que lidiar con el boom informativo de los GAL y los mil y un casos de corrupción relacionados con el gobierno del PSOE en aquella época. Fue factor importante en la victoria de Zapatero en 2004, no hay más que recordar su intervención durante la jornada de reflexión, y desde entonces ha sido bastón de apoyo del Presidente. Su faceta más destacada en este segundo periodo en el gobierno ha sido la de Ministro del Interior sustituyendo a Jose Antonio Alonso en 2006 hasta que anunció su renuncia en 2011 para presentarse a las elecciones generales.

Por su parte, Carmen Chacón, acentuando su pasado almeriense desde que decidió presentarse a la secretaría general, cuenta con menor experiencia pero nada desdeñable a pesar de su juventud. Miembro de las juventudes socialistas desde 1987, con 16 años, no tardo en jugar en primera división con una carrera fulgurante desde que en 1999 fuera concejal de Espluges de Llobregat hasta 2004 cuando fue nombrada Vicepresidenta del Congreso de los diputados. En 2007 obtuvo su primera cartera ministerial en el devaluado Ministerio de Vivienda para un año después convertirse en la primera mujer en ocupar la cartera de Defensa.

Al menos en esta ocasión los contendientes cuentan con experiencia, no solo dentro del partido si no en tareas de Gobierno y responsabilidad. El problema, en mi opinión, está en cual es esa experiencia. Rubalcaba, a pesar de ser uno de los más valorados del último gobierno, siempre estará en las hemerotecas como aquel ministro que negaba todas las evidencias habidas y por haber de los GAL, como uno de los máximos responsables del gobierno saliente y por consecuencia de la negación y mala gestión de la crisis económica. Por si fuera poco también ha obtenido los peores resultados del partido socialista en toda la democracia. Carmen Chacón no cuenta con tanto bagaje, para bien y para mal. Tiene experiencia suficiente para no ser considerada una novata pero quizá no el necesario ascendiente dentro del partido para manejar una situación convulsa tras una derrota como la actual. Además, siempre ha ligado su carrera al estilo zapateril de hacer política más cercano al eslogan y al marketing que a la eficiencia y la gestión.

El tercero en discordia es Antonio Quero, un autentico desconocido para el gran público del espectáculo político. Funcionario en la Comisión Europea siempre ha estado dedicado a tareas económicas y relaciones exteriores en el seno de la Unión Europea. Es por esto que su experiencia en el partido se iniciaría dentro del PSOE Europa, la federación del exterior de agrupaciones socialistas en Europa. Fue secretario general de la agrupación de Bruselas durante dos mandatos. En el PSOE Europa fue vicesecretario general y secretario de organización durante más de siete años. Un currículum muy interesante pero a todas luces insuficiente para liderar al principal partido de la oposición. Aún así debería ser tenido en cuenta dentro de la organización del partido si se apuesta verdaderamente por la renovación. 

Curiosamente ambos bandos, digamos oficiales, consideran positivo en si mismos lo que el otro valora negativo y viceversa. Lo que para unos es experiencia para los otros es agotamiento, lo que para aquellos es bisoñez para estos es un soplo de aire fresco. El caso es que los dos están íntimamente ligados al fracasado gobierno saliente. Me pregunto si no habrá en el PSOE alguien que represente ese termino medio en el cual muchos encontramos la virtud. Si no habrá alguien que tenga experiencia en la gestión pública como alcalde, secretario de Estado o presidente autonómico sin caer bajo la sombra de Zapatero. Quizá ahí cobre sentido la hipótesis de que Rubalcaba solo sería ese Moisés dispuesto a guiar a su partido durante la travesía por el Sinaí de la oposición para sacrificarse en favor del Josue que les devuelva a la tierra prometida del Gobierno ¿Patxi López? 


Última hora: Pocos minutos después de publicar esta entrada Antonio Quero anunciaba su renuncia debido a las dificultades impuestas a la hora de recoger los avales necesarios para presentarse. Es un lástima que, ya puestos a democratizar los partidos, no se haga de una forma más trasparente fomentando la participación y, sobre todo, el debate.