lunes, 5 de diciembre de 2011

El llanto de la Mancha

María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha presentó el viernes pasado otra serie de medidas de ahorro que se suman al plan de austeridad que inició el 31 de agosto para la región con el que pretende ahorrar 2.165 millones.


Los recortes consisten en que los casi 70.000 empleados públicos de esta comunidad tendrán que trabajar 2 horitas y media más a la semana y cobrarán un 3 % menos, los castellano-manchegos tendrán que pagar los libros de texto de sus hijos porque dejarán de ser gratuitos, los jóvenes y mayores tendrán también que rascarse los bolsillos y pagar los transportes interurbanos que antes eran gratis, se suprimirá la ayuda a la cooperación internacional y se revisará el baremo de aplicación de la ley de dependencia.

Los perjudicados de estas medidas son los funcionarios, los jóvenes, los mayores, la gente que sufre fuera de nuestras fronteras, los padres y la gente dependiente. Para que no se diga que ellos (los políticos) no aportan su granito de arena los consejeros renunciarán a la paga extra de Navidad y sus coches oficiales serán subastados y sustituídos por coches de alquiler de gama media. Además, se va a tener mayor control sobre las facturas que presentan por comidas y desayunos: no van a poder pasar de 18 euros ¡Toma ya! ¡Qué sacrificio tan espectacular!

La señora Cospedal trata de justificar estas medidas en su blog asegurando que esta "renuncia parcial" es "la única alternativa para preservar lo verdaderamente importante y esencial" y la única opción "para cumplir los objetivos de déficit". Además dice que se ha encontrado con la peor herencia de la historia de un presidente autonómico y que “toda deuda hay que pagarla y ahora toca pagar la irresponsabilidad histórica del anterior Gobierno socialista".

Es verdad que Castilla-La Mancha tiene el mayor déficit de España, que la gestión del señor Barreda, anterior presidente, ha sido lamentable en muchos aspectos, pero le recordaré a la señora Cospedal que las siguientes comunidades en el ranking del déficit son Murcia y Valencia, gestionadas por su partido.

También le recordaré que en Castilla-León, otra comunidad gobernada por el PP, la asociación cultural Esllabón Lleonesista ha exigido la dimisión de la presidenta de la diputación leonesa Isabel Carrasco. La señora Carrasco cobró en 2010 con cargo a las arcas públicas, la cifra de 158.000 euros. ¡Toma castaña! ¿Tengo que recordar también lo que ganó la presidenta Cospedal en 2010? ¿Y las subidas de sueldo de los jefes de gabinete de su junta al empezar su mandato en Castilla-La Mancha?

Y sobre todo, y lo que más me repatea es lo de preservar lo verdaderamente importante: el apretar la economía de padres de familia que se gastan un pastón en los libros de sus hijos, recortar beneficios y derechos de jóvenes y mayores y desmantelar la ley de dependencia, así como rebajar el sueldo a los funcionarios no creo yo que sean medidas que preserven lo esencial. Lo que está haciendo el gobierno actual de Castilla-La Mancha, es hacer pagar a la gente corriente el desfalco que han realizado en su comunidad los políticos que la han gestionado y que la gestionan.

Cospedal, para rematar su cínico discurso nos obsequia con esta solemne frase al estilo Churchill en la 2ª Guerra Mundial: “El sudor de hoy alejará las lágrimas del mañana” ¡Qué bonito!¡Qué sabiduría!¡Qué mente más preclara! María Dolores, y yo te pregunto: y con las lágrimas de hoy ¿qué hacemos?... Quizás las reunamos todas y salgamos a la calle en olas de protesta contra tus medidas.