jueves, 22 de diciembre de 2011

Habemus Gabinete

Por fin tenemos gobierno, se acabo la incertidumbre. La verdad es que podrían haber aprovechado el sorteo de la Lotería de Navidad y hacer uno propio para los ministros. Se imaginan, en un bombo los ministerios y en el otro los posibles candidatos. Y la prensa publicando los nombres de los agraciados según van cayendo, igual que hacen con el gordo. Claro que en este caso el gordo, que no se ofenda el Ministro Arias Cañete, no tiene por qué coincidir con el premio de mayor interés. Pues eso, que “habemus gabinete”.

Nunca he entendido porque hay que esperar a después de las elecciones para anunciar los miembros del gobierno. Creo que sería un elemento de valoración importante si lo supiéramos antes de los comicios ¿no creen? Además, de esta manera parecería más una elección del partido en cuestión y no tanto un capricho personal del líder, como si de una satrapía se tratara. 

Pero vayamos al grano. No me voy a centrar en explicar quién es quién en el nuevo gabinete ya que eso lo encuentran en cualquier periódico, radio, televisión o red social que consulten. Sí que me parece interesante, en cambio, estudiar las reacciones a los nuevos ministros. 

Desde el Partido Socialista pudimos escuchar a Marcelino Iglesias, secretario de Organización, criticar el hecho de que solo había cuatro mujeres en el nuevo gabinete. Si esa es la mayor crítica que se puede hacer al nuevo gobierno una de dos, o el listón del PSOE está cada vez más bajo o podemos empezar a felicitarnos, no porque solo haya cuatro féminas, no me malinterpreten, si no porque si eso fuera lo peor significaría que lo demás es muy bueno. Desde Izquierda Unida se menciona el corte neoliberal y también la paridad. Más o menos lo mismo. 

Caso aparte el de CiU, donde Josep Antoni Duran indicó que puede ser un buen Gobierno y que Jorge Fernández, al que le ha tocado en el sorteo el Ministerio de Interior, "merecía ser ministro". Me parece curiosa tanta sintonía en un partido que en la investidura de Rajoy decidió votar no al igual que PSOE e Izquierda Unida, partidos claramente opuestos al PP. La única crítica es por el número de ministerios, también curioso teniendo en cuenta que es el gabinete más corto de nuestra democracia. Y me refiero a la cantidad de ministerios, de lo otro ya veremos. 

Rosa Diez, a la que pudimos apreciar bastante dureza en la sesión de investidura, se limitó a esbozar buenos deseos para el futuro. Será que estamos en puertas de la Navidad. Los del BNG, aparte de criticar a Luis de Guindos y la paridad, dos críticas compartidas por PSOE e IU, hizo otra mención de gran interés, en su casa, como es el escaso número de gallegos. También parece peculiar, teniendo en cuenta que de un gobierno con catorce miembros el mismísimo presidente es de aquella comunidad. Parece que prima más la cantidad que la calidad al igual que en el tema de las mujeres. 

Anna Simó, portavoz de ERC en el Parlament, sí hizo, a mi parecer, una apreciación interesante lamentando que Rajoy no haya prescindido de Sanidad, Educación y Agricultura, por ser todos ellos competencias autonómicas. No parece muy lógico tener ministerios, con todo su aparato detrás, en ámbitos que no dependen del estado. 

Con esto no quiero decir que deban desaparecer estos ministerios si no que hay que replantearse muy a fondo las competencias y una vez hecho esto eliminar las duplicidades. Pero ese tema lo dejaremos para otro día al igual que en otro momento nos haremos eco de las distintas opiniones vertidas en las redes sociales. Ahí sí podemos tomar el pulso de la calle, al menos de la parte más joven y dinámica, que al fin y al cabo, es la que llevará la voz cantante en un futuro no lejano.